MICRORRELATO

El sol entraba por la ventana del b2, calentaba las frias manos del piloto pero, finalmente, murió.

Anuncios